Mi refugio

Sentada en mi silla roja, junto a una cama roja pegada a una pared roja, suspiro pompas de serenidad. Esta habitación me da paz, me inspira magia e ilusión. Estas paredes enmudecen mis más profundos secretos y practican el noble arte de la discreción. Estar aquí es estar en casa, en mí casa, hecha a mi medida. Caótica y disparatada, llena de cajas donde esconder todo tipo de recuerdos que recojo de las situaciones que me marcan, que me enseñan, que me destruyen. Esta habitación está llena de amor, del amor a la independencia, a vivir por mi cuenta, a caer y volver a levantarme por y para mí. Aquí he llorado, he reído, he bailado, me he enamorado, he odiado, he soñado, he desayunado, comido, cenado, he cantado, he hecho el amor, he tocado la guitarra, he confesado y he escuchado, he volado y me he hecho mayor. Este es mi refugio rojo del que no me canso y al que siempre quiero volver para estar a solas o en la mejor compañía.

3 comentarios en “Mi refugio”

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Te mandamos todas las novedades de Mejorquebien Ediciones a tu correo.

You have Successfully Subscribed!