Cambios

Suenan las guitarras que anuncian el cambio. Los tapones que llevas en tus oídos han perdido su efectividad con el tiempo y puedes escucharlas muy bajito, como un sonido opaco que escarba el material sintético en dirección a tus tímpanos. Las odias, siempre llegan a contratiempo. Ahora que estabas tranquilo, ahora que todo lo malo funcionaba correctamente, como un engranaje perfecto de problemas con los que seguir viviendo. Y, cuando tenías la producción de dolores de cabeza bajo un estricto control, vienen a avisarte. La melodía suena y suena, cada vez más clara, cada vez más fuerte. Quieres llorar, como … Seguir leyendo…

Las galletitas saladas

A Sara le gustan las galletitas saladas, los leones marinos y el olor del aceite de churrería. Vive en un pequeño apartamento y come spaguetti, con atún y limón. Es una receta que le enseñó su amiga italiana cuando la visitó por primera y única vez, juntas recorrieron toda la ciudad y fueron a un concierto de Nada Surf y lo dieron todo. Hace poco, a Sara le ha ocurrido algo que era del todo impredecible, ha visto al guitarrista de Nada Surf en un evento, tomando una cerveza, justo a su lado. Sara odia ponerse en modo fan, así … Seguir leyendo…

Julio

Seguramente nunca llegue a conocerte del todo. Lo pienso cuando me subo a tu coche y regulo el asiento a mi gusto. La espalda me duele, justo en el centro. Llevo las piernas mal depiladas, intento esconderlo aunque es muy posible que sea la única que ve el parche de vello que me he dejado al pasarme la maquinilla con prisas. Te miro. Me pregunto si debes tener alguna inseguridad. Si eres de los míos y al verte en el espejo lo primero que buscas son defectos. Sonríes sin apartar tus ojos de la carretera, sabes que te estoy mirando … Seguir leyendo…

Lemmings

A veces no hablas. No dices nada y no puedo adivinar si es porque no te apetece o no puedes hacerlo. Apostaría mi suspiro de alivio a que algo te inquieta y no quieres preocuparme. Lo intento leer en tus ojos, en las frases que se dibujan en tu frente cuando frunces el ceño, en cada exhalación de aire que balancea suavemente las arrugas de tu camiseta. Dentro de tu cabeza están trabajando cientos de Lemmings, lo sé porque, si fijo la mirada en un punto de la habitación y agudizo el oído, soy capaz de escucharlos. Te están construyendo … Seguir leyendo…

Tu montaña rusa

Siempre he querido montar en tu montaña rusa. Siempre. Así que cuando tuve la oportunidad de comprarme el abono, no lo dudé. Era joven y visceral. Pagué el precio, sin miramientos: “take my money, and shut up!”. Tenía tantas expectativas. No se lo dije a nadie, pero muy dentro de mí sabía que aquella iba a ser la experiencia de mi vida. A ticket to ride (forever). Estaba tan feliz, que me alimentaba de mi propia fortuna. Hasta que un día, admirando mi entrada ilimitada, se me ocurrió leer la letra pequeña: “el acceso a esta atracción está sujeto a … Seguir leyendo…

SER MUJER

Yo nací mujer. Y cuando salí de las entrañas de mi madre (mujer) no sé si vine con un pan bajo el brazo, pero el tiempo me ha enseñado que con lo que sí vine es con un estigma de serie. Un estigma que me otorgó una sociedad que me señala con el dedo y dice que soy el sexo débil. Una sociedad que todo lo divide por sexos: los colegios, los juegos, las carreras, los trabajos, las obligaciones y los derechos. Una sociedad representada y manipulada por una panda de carcas que dictaminan que la mujer no puede elegir … Seguir leyendo…

Besar a un desconocido (parte I)

Nos casi-conocimos en una jam-session que organizaban en un bar cercano a mi casa el primer domingo de cada mes de verano. Aquel día me llevé mi libreta porque de alguna manera tenía que acallar la culpa de no haber escrito una palabra en meses y la música solía despertar el animal creativo que sabía que llevaba dentro, pero que se tomaba su tiempo para salir a la luz. Últimamente me había dado por contarle a todo el mundo que pasaba por un bloqueo creativo severo, a todos, hasta el carnicero, al que se lo conté un día que me … Seguir leyendo…

It’s all too much (Todo esto es demasiado)

Han venido los Beatles a mi casa esta mañana. Han llegado en un rayo de sol que apuntaba directamente a mi oreja. Es extraño porque yo a los Beatles nunca les he invitado a desayunar, pero se han comido mis galletas y se han bebido todo el café. Eso sí, han tenido el detalle de vestirse para la ocasión, todos con traje negro, corbata y su clásico pelo-casco, muy elegantes. Así quién les iba a negar nada. Hemos estado hablando del mundo, he sacado yo el tema, ha sido por no entrar a saco con el amor que, en realidad, … Seguir leyendo…

El imbécil que me enamoró

Por un imbécil aprendí a amar. Y así empiezo esta historia, desvelando el mayor de mis descubrimientos: se puede amar a un cactus y, por alguna razón extraña, muy dentro de ti, ser futuróloga y saber que en ese cactus terminará por nacer un capullo y de ese capullo saldrá una flor tan increíble que ni la imaginación puede describirla. Pero antes de la gran metamorfosis final, a lo “Lluvia de estrellas”, tienes que pincharte, una y otra vez, pillar una buena infección, tomar antibióticos emocionales, recuperarte, vivir, volver a pincharte, que te hagan una transfusión de sangre, revisen tus … Seguir leyendo…

El liquido inmune, la insatisfacción y la felicidad (con matices)

La vida va bien. Aunque te de un poco de miedo decirlo en voz alta, porque sabes, el tiempo te lo ha dicho, que tarde o temprano llegarás al pistacho rancio del paquete. Pero, oye, te levantas un día más y todo va bien, tu paladar sigue degustando un sabor entre dulce y salado muy agradable. Y, a pesar de que no seas partidario de ponerle etiquetas a las emociones, porque crees que eso hace que pierdan toda su complejidad y sus matices, te permites, en la intimidad, llamarlo felicidad. Te imaginas una conversación con alguien que acabas de conocer, … Seguir leyendo…

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Te mandamos todas las novedades de Mejorquebien Ediciones a tu correo.

You have Successfully Subscribed!